Guía de cultivo: Ajo

Semilla: el diente de ajo es la misma semilla, es super sencillo de conseguir ya que el que compres en un super te puede funcionar para cultivar, de preferencia búscalo en una tienda de productos orgánicos para tener una cosecha también orgánica, procura que no estén muy aguados o que se vean secos, revisa la nota de compra vegetales ¡sólo una vez! para más consejos.

Plántula: lo ideal es cosecharlo desde la semilla porque es más sencillo, si encuentras una plántula asegúrate que no tiene color amarillento o manchas que representen plaga o falta de nutrientes, también que no tenga un tamaño grande porque entre más pequeño será más sencillo de que se adapte al nuevo lugar que lo vayas a colocar.

Luz: aman el sol directo, lo ideal es colocarlo en la zona que reciba la mayor cantidad de sol durante el día, en especial por la fecha en que lo vayas a sembrar.

Suelo y fertilización: requiere un suelo con buen drenaje, prepara el sustrato perfecto para asegurarte que tenga los nutrientes necesarios y buena retención de humedad pero a la vez buen drenaje, para proporcionar un mejor drenaje puedes agregar piedrecillas al fondo para que asegures la salida del agua, esto es vital porque nuestro ajo se desarrollo abajo del suelo y el exceso de agua hará que se pudra. Para fertilizar lo ideal es añadir la composta cuando preparas el sustrato y el siguiente se añade cuando el brote ya alcanza los 5 cm de largo, utiliza 7 fertilizantes en 7 minutos.

Sitio de cultivo: puedes tener tu planta de ajo en:

  • maceta: requieres una maceta con mínimo 40 cm de profundidad ya que requieres sembrarlo a 5 cm de profundidad y el producto crece por debajo de la tierra, realiza la siembra de tipo cercana (tipos de siembra) para que puedas obtener la mayor cantidad de plantas en la misma maceta, tu maceta debe estar colocada en una ventana o terraza con mucha luz solar, recuerda colocar el sustrato perfecto para asegurarte del buen crecimiento.
  • suelo directo: aquí lo ideal es preparar el sustrato de la mejor manera, ya que no podrás remover el ajo hasta que lo cultives, elige el sitio con mayor exposición a la luz solar, de preferencia siembra en zurcos, con una distancia de 8 cm entre cada planta, si haces zurcos podrás hacer una agrupación de cultivos (el tómate va ideal), siembra a unos 5 cm de profundidad y si lo siembras en una época más cercana al invierno procura colocar un acolchado para proteger más el suelo.

Riego: los primeros días (al menos 10) debes tener una humedad constante, lo ideal es regar abundantemente el suelo antes de sembrar y los siguientes días hacerlo en forma de rocío para mantener la humedad pero no provocar encharcamientos, una vez que la planta crezca es ideal no mojar la planta para evitar plagas.

Cosecha: la cosecha se realiza 4 a 5 meses después de la siembra (esto varía según cada especie), cuando 3/4 partes de la planta tiene un color amarillo será momento de cosechar, deja de regar dos semanas antes de que vayas a realizar la cosecha ya que esto te ayudará al secado y la limpieza del ajo. Para hacer la cosecha solo toma las hojas superficiales con dos manos y jala un poco, si ves que se remueve entonces jala con fuerza para sacar toda la planta por completo, si no se remueve tendrás que aflojar el suelo con una palilla para poder retirarlo. Después de cosechados debes curarlos, es decir, coloca en un lugar muy seco para que pierdan la humedad por completo, de lo que coseches separa los mejores ejemplares para la siguiente cosecha.

Consejos:

  • Utiliza el truco para saber regar plantas y determinar si el riego es necesario.
  • Puedes tener tu maceta con ajos inclusive en tu oficina ya que no requiere gran cantidad de cuidados, simplemente sigue los consejos de riego, sustrato y luz y podrás tener donde gustes.
  • Prueba comprando ajos de diferentes especies, así tendrás más variedad de producto.
  • De preferencia se cultiva en los meses de septiembre y octubre, pero si sabes proteger el sustrato o manejar sus cuidados podrás cultivar a lo largo de todo el año, sembrando con meses de diferencia te aseguras de tener producto para todo el año.
  • No olvides realizar rotación de cultivos para que tu suelo no se convierta en un monocultivo y se dañe.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s