Guía de cultivo: Lentejas

No, no me llamo BlogLenteja porque ame las lentejas (aunque si me gustan) es un apodo porque es lo único que podía cultivar sin que muriera (antes de dedicarme a todo esto) y por ello hoy te cuento como cultivar esta deliciosa leguminosa en tu huerto.

Cuidados básicos

Semilla: las semillas son el mismo producto que cosechamos (como en el caso del frijol) así que te será sencillo adquirirlas, ya sea en semillas para su cultivo o a granel en el super, siempre procura que tengan un color uniforme (será verde o algo más cafe según la especie) y retira toda aquella que este quebrada o presente manchas de otro color, no las tires solo germina aparte para evitar problemas en tu cosecha.

Plántula: realmente no he visto una planta de lentejas en venta, pero si la encuentras u obtienes de un amigo o amiga te recomiendo revisar que no tenga plagas, sea de un color uniforme (determina falta de nutrientes aquí) y sobre todo que sea menor de 10 cm, esto te asegura que al trasplantar (aprende como aquí) se adaptará mejor a su nuevo sitio.

Luz: aman el sol directo, aunque cuando son brotes pequeños hay que proteger con un acolchado para que no se queme, de igual si el sitio donde vives tiene un sol muy intenso hay que reducir la exposición, ya sea de horas/día o mover a donde no lo reciba tan directo, para determinar que esta recibiendo mucha luz es que tu planta se torne amarillenta o las hojas se tienten quebradizas.

Sustrato y fertilización: requiere de un sustrato con un buen drenaje, que permita la retención de la humedad pero elimine el exceso, realiza la fertilización cuando prepares el sitio de cultivo y antes e la primavera, utiliza composta en 1 minuto o 7 fertilizantes en 7 minutos para proporcionar los nutrientes necesarios; si ves que tu planta se ve débil o “triste” agrega un poco de fertilizante durante el riego.

Época de siembra: de preferencia debes realizar la siembra en periodos de otoño o antes de las primeras heladas de invierno aunque dependiendo de la variedad puede adaptarse a cualquier época del año siempre y cuando reciba los cuidados necesarios.

Sitio de cultivo: puedes elegir cualquier de las dos opciones siendo la mas ideal dependiendo de tu espacio y ofreciendo las condiciones necesarias.

  • maceta: requieres una profundidad mínima de 30 cm, utiliza un germinador reciclado para dar mayor fuerza a las semillas, planta al menos con 5 cm de profundidad (convierte tu dedo en una regla) y una separación de al menos 5 a 6 cm entre cada planta, una vez puestas las semillas y que estén bien cubiertas por tierra te recomiendo hacer un buen riego encharcando un poco el suelo y dejando que se drene bien, de esta manera el suelo se compacta, se eliminan los espacios con oxigeno y con eso tendrás una excelente planta.
  • suelo directo:  delimita el espacio que vas a utilizar, procura que sea cerca de alguna pared para proporcionar protección de los fuertes vientos pero que reciba abundante luz, utiliza un germinador reciclado y planta con al menos 5 cm de profundidad así como una separación de 8 a 10 cm entre cada planta, utiliza los consejos de tipos de siembra para aprovechar mejor el espacio, una vez plantadas todas riega de manera abundante para eliminar lo espacios de oxigeno, de ser necesario agrega un acolchado para una mayor retención de humedad.

Riego: no requiere una gran cantidad de agua, puedes seguir los consejos de 5 tipos de riego para proporcionar uno que de la humedad adecuada sin ser excesiva, en tiempo de invierno se debe reducir para evitar que la planta muera.

Reproducción: basta con obtener las nuevas semillas de tu cosecha, puedes realizar esquejes aunque no resultan muy provechosos.

Cosecha: si has sembrado en invierno u otoño estarán listas en verano, para saber que lo están (aunque siembres en diferente época) es porque los tallos han alcanzado entre 50 y 60 cm de altitud, las vainas que crecen en ellos están de un color amarillo estilo el trigo, bastará con cortar las vainas, colocarlas sobre una lona y pisar con cuidado para quebrarlas, de esta manera solo necesitas retirar las lentejas del resto y conservar en un lugar seco y fresco para su consumo o siguiente uso de plantación.

Consejos:

  1.  Iniciada la primavera es muy importante fumigar la planta con algún insecticida casero para evitar plagas.
  2. Revisa la lista de cultivos que se llevan bien y otros que no para realizar una buena asociación de cultivo en suelo directo.
  3. Si tienes muchas plantas muy juntas lo mejor es eliminarlas o trasplantar para proporcionar el espacio optimo de crecimiento.
  4. No confundas el color amarillento de las vainas con falta de nutrientes o viceversa, debes estar pendiente de que tu planta esta siempre sana.
  5. Procura comprar las semillas de un paquete para conocer la variedad ya que a granel en el super podría ser de alguna que no se adapte al sitio donde vives.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s